Marcos Álvarez permanece en el Betis tras el despido de Poyet

Ayer martes Ángel Haro comunicó a Gustavo Poyet en un encuentro entre ambos que el Real Betis ya busca sustituto para su puesto. Los malos resultados y la pobre imagen han llevado a la dirección bética a destituir al técnico tras 11 jornadas oficiales con el Betis.

Sus tres ayudantes, Taricco, Oatway y Beasley, salen también de la entidad pero no Marcos Álvarez que permanecerá como preparador físico.

Álvarez, sevillano, vino desde Argentina donde trabajaba en el San Lorenzo de Almagro. Tiene el título de entrenador nacional y supervisa la labor en la cantera del resto de preparadores físicos.

Marcos Álvarez se puso al frente del equipo ante el Valencia en Mestalla y ante el Granada en casa tras la suspensión que sufrió Poyet de dos partidos.

Su trabajo no está ligado a Poyet, aunque coincidieron en Inglaterra cuando Juande Ramos dirigía el Tottenham Hotspurs con Poyet de segundo y Álvarez como responsable del estado físico de los jugadores.

Compartir